Now Reading
“Isla de las rosas”, la historia del “príncipe de la anarquía” que construyó su propia isla en costas italianas

“Isla de las rosas”, la historia del “príncipe de la anarquía” que construyó su propia isla en costas italianas

La plataforma de la isla medía 400 metros cuadrados, se alzaba 26 metros sobre el lecho marino mediante pilones de acero. Fue levantada a 12 km de la costa de Rímini. El ingeniero se convirtió en el presidente y por si fuera poco lo declaró un Estado independiente: la República de la Isla de las Rosas

A veces pudiéramos pensar que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Es común mirar películas y que los hechos del film cuentan parte de nuestra vida. La cinta “Isla de las rosas” aborda un pedazo de la historia de Italia de mediados del siglo XX: cuando un ingeniero construyó su propia isla con restaurante, bar, tienda de recuerdos e incluso oficina de correos frente a las costas italianas.

La construcción se levantó en las aguas del mar Adriático casi al terminar la década de 1960. Fue ideada por Giorgio Rosa. La historia, es desconocida por mucha gente, incluso habitantes italianos, es más extraña aún para la colonia italo-venezolana. Es por esa razón que en La Nuova Piazza Italia expondremos algunos de los detalles más importantes de este dato histórico contado en una película.

En 1967 Rosa se propuso la construcción. A su juicio, esta sería un símbolo de libertad. En ese momento muchas personas subestimaron sus pretensiones, más de un individuo pensaba que era una locura. Su hijo ha declarado a la BBC que la construcción de la Isla de las Rosas requirió una gran cantidad de conocimientos técnicos.

«Mi padre era ingeniero y en Italia bastaría con describirlo así para entender qué tipo de persona era», explicó Lorenzo Rosa al medio. Al mismo tiempo, señaló que el ingeniero era detallista y organizado.

«Era una persona muy precisa, detallada y muy organizada. Un ingeniero en un sentido casi alemán de la palabra. Excepto por esta pequeña vena de locura que lo llevó a querer construir una plataforma para sí mismo, y luego convertirla en un estado fuera de las aguas territoriales, lo que lo convirtió en el príncipe de los anarquistas», agrega.

La plataforma de la isla medía 400 metros cuadrados, se alzaba 26 metros sobre el lecho marino mediante pilones de acero. Fue levantada a 12 km de la costa de Rímini. El ingeniero se convirtió en el presidente y por si fuera poco lo declaró un Estado independiente: la República de la Isla de las Rosas. No bromeamos, es un hecho de la vida real, solo que fue adaptado en un formato para la gran pantalla.

Lo cierto es que en ese momento las autoridades no estaban alegres con la isla. Argumentaban que además de haberse construido sin permiso, se beneficiaba del turismo al mismo tiempo que evadía las leyes fiscales.

Otros alegaban que se usaba para beber y hasta que representaba una amenaza para la seguridad nacional y podría estar proporcionando cobertura a los submarinos nucleares soviéticos.

55 días después de ser declarada como nación independiente, el 24 de junio de 1968, fueron enviadas fuerzas militares para asumir el control de la misma y la destruyeron el 11 de febrero de 1969 utilizando dinamita.

Días después, una tormenta sumergió la estructura por completo. Hoy, sus restos descansan en el fondo marino del Adriático.

El productor de la película fue Matteo Rovere. Él ha dicho a medios italianos que ese es «el típico cuento en Rímini que los abuelos le cuentan a sus hijos y nietos».

«La increíble historia de la isla de las Rosas» es fundamentalmente «una historia sobre la libertad, sobre lo resistente que fue Giorgio Rosa en su lucha con el gobierno», explica Rovere.

«Él no quería rendirse porque la ley, en los años 60, era que, si estabas a más de seis millas de la costa, estabas en tierra de nadie, así que podías hacer lo que quisieras, como si estuvieras en la Luna», agrega.

Incluso afirmó el productor que los esfuerzos del gobierno por tratar de destruirla, así como su intento por desacreditar al ingeniero con argumentos de que la isla estaba siendo utilizada para actividades ilegales como juegos de azar y consumo de drogas, hicieron más famosa la historia, tanto que, aunque la estructura reposa mar adentro los hechos viven y son traspasados de generación en generación.

¿CUÁL ES TU REACCIÓN?
Encantado
0
Feliz
0
No estoy seguro
0
Triste
0

La Nuova Piazza Italia no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores o lectores.

Subir al inicio
Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram