Now Reading
Mensaje a García

Mensaje a García

MESSAGGIO A GARCIA

Due grandi geni italiani: Antonio Meucci e Guglielmo Marconi, sono i creatori dei sistemi telefonici e radiofonici che oggi sono a nostra disposizione, come mezzi istantanei di trasmissione d’immagine e suoni.

Non così era nei due secoli scorsi, come a continuazione vediamo:

MENSAJE A GARCÍA

Para diciembre de 1913, más de cuarenta millones de ejemplares del folleto escrito por Elbert Hubbard, se habían distribuido en el mundo entero, entre empresas, entidades públicas, privadas y militares y una gran multitud de personas, habiéndose constituido en la publicación de mayor circulación en la historia de la humanidad, durante la vida de un autor.

Hubbard escribía para la revista Phillistine de los Estados Unidos y en la noche del 22 de febrero de 1899, compuso para su órgano semanal un artículo, cuya idea tomó de su hijo Bert, quien afirmó, durante la cena que compartieron, que el verdadero héroe de la Guerra Cubana-Española, había sido un hombre callado y sencillo, quien supo llevar el mensaje a García.

El autor, en su artículo, no hace mención detallada de esta conflagración, ni de sus causas y efectos.  Nosotros, para mejor ubicación, resumimos:

El 24 de febrero de 1895 se inició en Cuba un levantamiento popular dirigido por José Martí, quien en mayo cayó en combate. Tres años después, España, no pudiendo dominar la rebelión, ofreció la oportunidad a los Estados Unidos de intervenir en su contra, quien afirmó frente al mundo la necesidad y el deber de tener que salvaguardar sus intereses económicos allí existentes y proteger la vida de ciudadanos de ese estado, residentes en la Isla.  

En ese mismo año empezaron las hostilidades, en 1898 la flota española fue aniquilada y la tropa norteamericana, desembarcadas en Cuba, ocuparon fácilmente el Territorio.

En agosto, España, representada por Alfonso XIII, de doce años de edad y que reinaba bajo tutela de su madre, María Cristina, firmó la capitulación.

En los tiempos previos a la invasión, el Presidente de los Estados Unidos, William Mac-Kinley, manifestó a sus colaboradores que era necesario comunicarse, lo más pronto posible, con el Jefe de los insurrectos, el General García, quien se encontraba internado en algún lugar de la selva de la Isla Caribeña.  Nadie conocía el paradero de este sigiloso personaje y era materialmente imposible comunicarse con algunos de sus subalternos, por correo, por telégrafo u otros medios. El Presidente aspiraba hacer saber al líder rebelde que necesitaba contar con su cooperación, sin pérdida de tiempo.

De pronto, alguien de los presentes dijo al Presidente, que había un hombre llamado Rowan, que seguramente intentaría hacerlo.

Cuando el Jefe de Estado puso en manos de este desconocido la misiva, éste la tomó sin preguntar quién era García, donde se encontraba, que hacer para buscarlo y cuáles eran los riesgos de su viaje. Se encaminó hacia el ignoto, con su fe acostumbrada, y al enfrentar infinitas dificultades, no se desanimó, no desistió, no arrojó la carta en el largo camino, ni pensó involucrar a otros en la misión que había asumido.

Su fuerza de voluntad, su sentido de responsabilidad, inteligencia y creatividad, fueron su certera guía.

El autor no nos habla del contenido del mensaje dirigido al misterioso García, ni nos ubica en el entorno histórico de los acontecimientos, solamente hace una monumental exaltación a las virtudes de aquellos hombres que, como Rowan, aportan con su sencillez, sus dotes de sensibilidad, empeño, iniciativa y firmeza, valiosísimas contribuciones a la humanidad.

Sin duda alguna, estas cualidades que el periodista Elbert Hubbard destaca, constituyen la clave del éxito personal y el distintivo del liderazgo para aquellos meritorios individuos que las poseen, cultivan y desarrollan.

¿CUÁL ES TU REACCIÓN?
Encantado
0
Feliz
0
No estoy seguro
0
Triste
0

La Nuova Piazza Italia no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores o lectores.

Subir al inicio
Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram