Now Reading
Vapers: un método que nació para dejar de fumar, pero empeora los pulmones

Vapers: un método que nació para dejar de fumar, pero empeora los pulmones

Nació como una alternativa al tabaquismo “clásico”, los cigarros electrónicos o mejor conocidos como “vapers” tomaron gran popularidad ente el público joven y no tan joven, pero diversos estudios como el de JAMA Pediatrics demuestran que con solo 30 minutos de uso se pueden cuadruplicar los niveles de estrés oxidativo celular.

Y es que la utilización de cigarrillos electrónicos genera emisión de propilenglicol, partículas PM2.5, nicotina y sustancias cancerígenas que pueden contaminar los espacios cerrados, con los consecuentes riesgos por exposición pasiva.

Las consecuencias pueden ser muy graves; ya que, aparte de agravar el envejecimiento celular, se aumentaría el riesgo de enfermedades como los trastornos cardiovasculares o el cáncer.

El vaper fue patentado en 2003 por el doctor chino Hon Lik, quien era un fumador empedernido al igual que su padre, fallecido un año después de la patente de la invención de su hijo, debido a un cáncer de pulmón.

Este dispositivo se hizo popular como método para dejar de fumar, pero en poco tiempo su uso se propagó a un público más joven, que en algunos casos no había consumido anteriormente cigarrillos convencionales y se sumó a la moda del vaper, empujado por la tendencia y por los múltiples sabores que ofrece.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en un comunicado, que en realidad su uso no desparece ni elimina el hábito del cigarrillo, por lo que su función original ha quedado en entredicho.

El vapeo expone los pulmones a una variedad de productos químicos. Estos pueden incluir los principales productos químicos activos en el tabaco (nicotina) o marihuana (THC), saborizantes y otros ingredientes que se agregan a los líquidos de vapeo. «Si el líquido contiene nicotina, el usuario está inhalando nicotina junto con los otros ingredientes en el líquido», explica el Dr. Thomas Eissenberg, experto en investigación del tabaco en la Universidad de la Mancomunidad de Virginia.

«Los pulmones no están diseñados para lidiar con el desafío constante de la falta de aire que las personas les están provocando — a veces hasta 200 inhalaciones al día — día tras día, semana tras semana, año tras año», dice Eissenberg.

«Está inhalando propilenglicol, glicerina vegetal, saborizantes que se hicieron para comer, pero no para inhalar, y nicotina», explica. «Y todos esos se calientan en un pequeño reactor, que es un cigarrillo electrónico. Cuando se calientan, esos componentes pueden convertirse en otros químicos potencialmente peligrosos».

Entre los síntomas reportados se incluye:

  • Tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho
  • Náusea, vómito, o diarrea
  • Cansancio, fiebre o pérdida de peso
¿CUÁL ES TU REACCIÓN?
Encantado
0
Feliz
1
No estoy seguro
0
Triste
0

La Nuova Piazza Italia no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores o lectores.

Subir al inicio
Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram