Now Reading
¿ITALIANOS DE SEGUNDA? O ¿ITALIANOS OLVIDADOS?

¿ITALIANOS DE SEGUNDA? O ¿ITALIANOS OLVIDADOS?

Tal como sucedió en varios países de Sudamérica, desde la colonia y en mayor intensidad en el siglo pasado, miles de inmigrantes italianos eligieron Venezuela como destino. Algunos porque encontraron allí un salvavidas contra la pobreza y otros la gran oportunidad de crecer en una nación hospitalaria de enorme potencial y riqueza.

Las huellas del trabajo italiano en la sociedad venezolana son muchas y profundas. Tal vez la más curiosa es que Venezuela es el segundo país con mayor consumo de pasta per cápita del mundo, detrás de Italia, por supuesto.  Aquellos inmigrantes dejaron su ADN.

«Estimamos que hay 2 millones de descendientes de italianos en Venezuela», le explicó en su momento a BBC Mundo el primer secretario Lorenzo Solinas, encargado de prensa de la Embajada de Italia en Caracas.

Buena parte de estos descendientes -«no todos», tienen derecho a la ciudadanía, dado que Italia se rige por el criterio jurídico Ius sanguinis -derecho de sangre, en latín-, por el cual la ciudadanía se concede por filiación biológica o adoptiva, independientemente del lugar del nacimiento. 

Sólo entre 2013 y julio de 2017, Italia concedió 17.572 ciudadanías por Ius sanguinis, según datos proporcionados por su representación diplomática.

Haciendo honor a lo establecido en la Constitución Italiana, vigente desde 1946, que establece en su artículo N°1 que la República Italiana está fundada en el trabajo. Los italianos residentes en Venezuela haciendo honor a ese precepto y a nuestra cultura en el trabajo, convertimos la colonia italiana en un verdadero movimiento productivo, que fue y es fundamental en el desarrollo de Venezuela. Según el historiador Santander Laya – Garrido en el año 2000 los venezolanos con al menos un abuelo o un bisabuelo eran más de un millón.

Hicimos una Venezuela más latina que hispánica.

Actualmente los italianos registrados en el Consulado en Caracas, son circa 140.000 que, a pesar de las graves condiciones económicas y sociales, a los que la edad, la salud y las circunstancias se lo permiten, siguen aportando trabajo y producción.

Los italianos e ítalo-venezolanos ocupan un puesto de absoluta relevancia en la sociedad venezolana, en la década de los 70 mas de 1/3 de la industria no relacionada con el petróleo era de propiedad o era administrada por italianos. 

Los “IMPRENDITORI” italianos en variados sectores, en especial, la construcción civil, metalmecánica, finanzas, alimentos, agropecuario, restaurantes, artistas, científicos, docentes, etc. han contribuido en el desarrollo y al progreso de Venezuela, integrándose completamente en la realidad local.  

La crisis económica y social originada a finales de la década de los 90, y agudizada en los años del nuevo siglo, hasta en limites insostenibles, erosiono la calidad de vida y el crecimiento humano de la población, incluida nuestra comunidad. Una crisis pavorosa, que impactó con suma contundencia, hasta condicionar el acceso a bienes y servicios esenciales.

Los italianos en Venezuela, luego de consolidar cierta estabilidad sustentada en años de trabajo, dedicación y disciplina, primero unos y luego otros, vieron truncados o disminuidos sus ingresos, viéndose comprometido el normal suministro de alimentos, medicinas, atención médica, entre otros. 

A causa de variadas circunstancias, muchas de ellas al limite de las leyes, el fruto del trabajo de años, sus empleos, sus viviendas, sus propiedades, quedaron invadidas, ocupadas, saqueadas, robadas, hurtadas, etc. todo ante un presunto silencio legal y administrativo.

Esta irracional situación transformó a prósperos y auto sustentables italianos a la “injusta” condición de “INDIGENTI” (indigentes según la Ley Italiana).

En los años 2019-2021 (aprox.) vimos con mucha alegría y satisfacción, activarse programas de asistencia a los italianos víctimas de la pavorosa crisis.  Aunque con muchas cosas por mejorar, italianos en dificultad recibían la ayuda necesaria.  Lamentablemente, sin una explicación oficial, de forma abrupta fue interrumpido. Muchos compatriotas, no sabemos cuántos, presumimos que quedaron sin la ayuda alimentaria, ayuda social, pero lo mas grave sin la ayuda médico sanitaria.  

Todo quedo sin una explicación oficial, por parte de autoridades italianas e Ítalo-venezolanas, que sepamos, nunca hubo una rendición de cuenta y quien asumiría, de haberlas, responsabilidades por las consecuencias que esto acarreó a la comunidad italiana residente en Venezuela.

Los italianos en Venezuela vemos en los noticieros internacionales, la cantidad de extracomunitarios que luego de ser rescatados de las aguas del mar, son ayudados y atendidas sus necesidades básicas (alimentación, salud y vivienda, etc.). Tan loable esfuerzo nos parece justo y resalta la calidad humana del pueblo de Italia, de su gobierno y sus instituciones. 

Aun sin aspirar a ser superiores a otros, en condición de igualdad humanitaria, consideramos justo que también los italianos en Venezuela ante la crítica situación, en función de lo establecido en la Constitución Italiana, en especial en los artículos N°3 (todos iguales ante la ley) y el N°32 (la República garantiza la salud como derecho fundamental a todos) que los italianos en Venezuela podamos recibir la ayuda alimentaria, social y medico sanitaria, indispensables para nuestra supervivencia y acorde a nuestros derechos humanos.

¿O tenderemos que embarcarnos en precarias naves, atravesar el océano Atlántico y llegar al Mediterráneo para recibir lo que por derecho nos corresponde? 

Los italianos en Venezuela, no somos indigentes, somos honestos trabajadores, muy orgullosos de nuestro legado y siempre con nuestra labor productiva nos ganamos nuestro sustento, cubriendo nuestras necesidades y la de nuestras familias. Por circunstancias sobrevenidas que atacaron y hasta destruyeron nuestras viviendas, nuestros empleos, nuestras fábricas, nuestras instalaciones agropecuarias, etc. Muchos nos encontramos en serias condiciones humanitarias.  Por medio de esta vía hacemos un llamado a nuestro embajador en Caracas Excelentísimo Señor Giovanni Umberto Dr. De Vito, que interceda en nuestro nombre ante la Presidente del Consiglio Giorgia Meloni y muy en especial ante el Ministro Antonio Tajani, a los cuales, con mucho respeto y esperanza, solicitamos que se reactive la ayuda alimentaria, social y medico sanitaria, convirtiéndola en un verdadero plan de ayuda humanitaria a los italianos residentes en Venezuela, urgente, contundente y de magnitud proporcional a la grave situación que atravesamos.

¿CUÁL ES TU REACCIÓN?
Encantado
4
Feliz
1
No estoy seguro
1
Triste
3

La Nuova Piazza Italia no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores o lectores.

Subir al inicio
Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram